Traducciones títulos de películas: la versión original en inglés, la española y cómo serían literalmente

Los traductores están de fiesta. ¿Han subido las tarifas de traducción? ¿Ha bajado el precio de la matrícula en las Escuelas Oficiales de Idiomas? ¿Ha aumentado la cuantía de las becas Erasmus?

Por desgracia, la respuesta a estas tres preguntas es no. Sin embargo, como cada 30 de septiembre, este gremio celebra su patrón. Este día, los traductores conmemoran la figura de Jerónimo de Estridón, que tradujo la Biblia al latín allá por el siglo IV.

Desde El Huffington Post queremos unirnos a su fiesta, pero como lo de la Biblia queda un poco lejano,
nos hemos centrado en el cine, donde las empresas distribuidoras dan rienda suelta a su imaginación con los títulos de película. Muchas veces, las adaptaciones al español de los títulos no tienen nada que ver con el original. En esta lista te mostramos cómo son en realidad, cómo se versionaron en español y cómo serían si se hubieran traducido literalmente.

 

 

¡Mucho más metafórico en español!
Puede que la traducción literal no quedara demasiado bien…
¿A que no te lo imaginabas?

Ésta es una de las míticas.

Quizás, lo de El cuaderno quedaba un poco soso.

 

Aquí hay un dilema con el título. Por una parte, el adjetivo die-hard tiene muchos significados (intransigente, persistente, tenaz, retrógrado e incluso facha); y, por otra, la expresión die hard quiere decir ‘desaparecer’ o ‘cambiar lentamente’.


Será porque ya estamos acostumbrados, pero Desayuno con diamantes suena mucho mejor, ¿no?

Aquí los traductores optaron por algo más idiomático.

Está claro que en Hollywood les gusta jugar con los títulos. En este caso, la expresión knocked up, que puede significar ’embarazada’ o ‘estropeado, hecho polvo’, funciona perfectamente para la película. La traducción española capta el mensaje.


La verdad es que la traducción literal no es tan atractiva como el título original en inglés o la versión española.

Al menos, aquí han mantenido el signo de interrogación.

Eso de mezclar el título original con un antetítulo propio les quedó un tanto raruno.

De nuevo, parece que en España nos gusta añadir algo de nuestra cosecha.

Eh… Sin palabras.

 

Se supone que por referencia al Todo sobre mi madre del cineasta manchego más internacional.

Si no ves los dos carteles juntos, nunca pensarías que se trata de la misma película.

No sabemos a quién se le ocurrió ese subtítulo.

El título original nos podría haber llevado a error.

En este caso también se optó por un título más visual. Y las flechas contribuyen a ello.

Leer mas en: http://www.huffingtonpost.es/2014/09/30/traducciones-peliculas-curiosas_n_5907222.html