Sexismo y una traducción errónea siembran la polémica en Zara

Una vez más Zara se ve envuelta en una polémica ‘viral’. Esta vez no es por el parecido razonable de sus propuestas con el de diseñadores, como ocurrió recientemente con el trabajo de Jeremy Scott para Moschino. Esta vez han sido una mala traducción y unos mensajes considerados sexistas en las redes los que han levantado escollos.

El primer caso ha tenido lugar en Alemania, donde la firma puso a la venta unas sandalias a las que llamó ‘Sklavensandalen’ (esclavas). Una traducción errónea, ya que el término anglosajón ‘slave’ empleado en moda tiene una traducción diferente en alemán. Usar el concepto ‘esclava’ equivocado resultó ofensivo y las críticas no se hicieron esperar.

Por su parte, Zara actuó con rapidez y retiró de la web el producto y se disculparon: “Queremos dejar claro que los principios de nuestra empresa no permiten ningún tipo de comportamiento ofensivo o irrespetuoso contra cualquier persona o comunidad”, señaló una portavoz de Inditex a la revista alemana ‘Der Spiegel’, “el fallo involuntario en el nombre del producto ya ha sido corregido”, añadieron.

Pero este no es el único frente abierto de Inditex. En España, la polémica ha surgido por unos mensajes que se plasmaron en los ‘bodys’ infantiles de Zara, considerados sexistas en las redes sociales. Mientras que las prendas masculinas lucían textos tales como: “Guay e inteligente: eso dice mamá”; en las prendas de niña se puede leer: “Bonita y perfecta: eso dice papá”. Los ‘bodys’ en cuestión ya han sido retirados de la página de compra.

Sin embargo, y pese la polémica suscitada inicialmente, la empresa ha reaccionado de forma inmediata y no ha dudado en rectificar pidiendo disculpas y retirando las prendas en cuestión.

Etiquetas: