Un poco más de historia sobre la lengua inglesa

En el Siglo XV el pan se repartía según el status social. El personal de servicio en una casa recibía la parte inferior (y más quemada) del pan, la familia recibía la parte de en medio, y los invitados la parte de arriba o “The Upper Crust”.

En esta época se solía beber whisky o cerveza en vasos hechos de plomo.
La combinación de ambos solía rendir inconsciente al bebedor durante al menos un par de días. Mientras yacía desvanecido al lado de la carretera, la gente lo tomaba por muerto y lo llevaban a casa para prepararle para su entierro. Esto implicaba dejarle tumbado encima de la mesa de la cocina durante unos días y la familia se congregaba en torno a la mesa para comer, beber y “esperar” a ver si se despertaba. Entonces nació la costumbre de “Holding a Wake”, donde se rinde homenaje al difunto poniéndole en su ataúd en una habitación con todo el mundo alrededor durante días comiendo, bebiendo, y conmemorando la vida de la persona fallecida.